COMPARTIR

Últimas Noticias

Estimulación Cerebral Profunda: una opción para pacientes con Parkinson

11  Abril  2017

Por lo general los pacientes diagnosticados con mal de Parkinson comienzan a tratar su enfermedad con medicamentos. Sin embargo, puede suceder que con el paso del tiempo la efectividad de éstos disminuya, haciendo que el alivio sea menor, los síntomas se intensifiquen, y la calidad de vida del paciente se vea afectada. En estos casos, el equipo médico del Instituto de Neurología y Neurocirugía del Hospital Zambrano Hellion ofrece a los pacientes que cumplan con el perfil requerido, la alternativa de un procedimiento quirúrgico conocido como Estimulación Cerebral Profunda (ECP).

Diagnóstico, evaluación y tratamiento en manos de expertos

El doctor Fortino Salazar, neurocirujano del Instituto, nos comenta al respecto: "al principio los pacientes de Parkinson tienen muy buenos resultados con los medicamentos, pero conforme pasa el tiempo y dado el carácter progresivo de la enfermedad, se reduce la efectividad de los mismos y el control de los síntomas". En este momento es cuando los pacientes pueden someterse a una evaluación que les permita ser considerados candidatos a la cirugía de Parkinson.

"Hacemos una evaluación detallada de cada caso en particular por un grupo de médicos. Su neurólogo tratante nos ayuda a confirmar el diagnóstico, y a determinar que las alternativas con medicamento están agotadas u ofrecen poca mejoría. Luego hacemos una evaluación para ver que no existan síntomas de depresión, o alteraciones de la memoria, entre otras cosas", comenta el doctor Salazar. Si las llega a haber, es necesario tratarlas antes de la cirugía.

También se realiza una prueba biomecánica para ver cómo está el paciente con el medicamento y sin el medicamento, es decir en estadoONyOFF. Ésta prueba permite una muy buena predicción de qué tanto puede mejorar el paciente con la cirugía; y finalmente los especialistas, en equipo, deciden si ésta es la mejor opción para el paciente.

Tecnología de alta precisión al servicio de nuestros pacientes

Una vez tomada la decisión de la cirugía, el procedimiento se realiza en dos tiempos: el primero, consiste en colocar los electrodos en una parte profunda del cerebro: es muy importante localizar bien esa estructura con estudios de imagen para poder obtener un buen resultado. Para ello se utiliza un sistema de navegación, para planear la trayectoria y después se debe realizar un mapeo de las funciones cerebrales, todo esto con el paciente despierto.

Después de un par de días, viene la segunda parte de la cirugía, ya con anestesia general, para conectar esos electrodos por medio de unas extensiones al equipo del neuroestimulador, que es el equivalente a un marcapasos que envía señales eléctricas al cerebro y así ayuda a mejorar los síntomas del Parkinson. Poco a poco el aparato se va ajustando, mejorando los síntomas del paciente, quien obtiene así una mejor calidad de vida y una menor dosis de medicamentos.

"Se dice que en los pacientes es como si regresáramos el reloj de la enfermedad entre 5 y 10 años, con esto le ganamos todo ese tiempo por si más adelante es necesario incrementar la dosis de medicamento, o modificar el programa del neuroestimulador para que siga teniendo mejor control de síntomas. Recordemos que no es una cura para este padecimiento ya que ésta no existe aún, pero ayuda mucho en mejorar la calidad de vida del paciente", comenta el doctor Fortino Salazar.

Si tu o algún familiar vive con Parkinson, acérquese al Centro de Parkinson ubicado en el Instituto de Neurología y Neurocirugía del Hospital Zambrano Hellion. Con un equipo humano perfectamente capacitado, y la tecnología al nivel de los mejores hospitales del mundo, estamos seguros de que cuidamos tu salud mejor que nadie.

Contáctanos:
Instituto de Neurología y Neurocirugía
Teléfono: (81) 8888.0675

BUSCA TU ESPECIALISTA