COMPARTIR

Últimas Noticias

Silencio… indispensable para la recuperación de los pacientes

26  Mayo  2014

Tener un comportamiento adecuado en el interior de un hospital, ayuda a que los pacientes mejoren su estado de salud más rápido y el personal labore con más eficiencia.

Guardar silencio en un hospital es una acción indispensable, pero por distracción, accidente o descuido, no se conserva el nivel de ruido mínimo, y esto puede superar por mucho la recomendación que la Organización Mundial de la Salud emite para lograr el máximo confort en los pacientes.

Conversaciones en voz demasiado alta, teléfonos sonando, objetos que caen, niños jugando, llamadas por altavoces dentro del hospital, carritos de servicio en los pasillos o televisores encendidos en las habitaciones, pueden provocar que un paciente no se recupere tan rápido como se desea.

Se ha comprobado que el ruido afecta el estado de salud de la siguiente manera:

  • Genera disturbios en el sueño y efectos negativos en el sistema inmune.
  • Reduce el proceso de recuperación.
  • Aumenta la estancia promedio.
  • Aumenta la presión sanguínea y frecuencia cardíaca del paciente.

Incluso para el personal del hospital, el ruido puede tener efectos negativos:

  • Los sonidos se convierten en estrés organizacional.
  • Reduce el desempeño del trabajo.
  • Afecta el proceso de comunicación y aumenta errores.
  • Reconocimiento y respuesta tardía a las alarmas de los dispositivos médicos.

Como se puede ver, el ruido puede generar innumerables consecuencias negativas, por lo que es importante mantener un comportamiento adecuado en el interior del hospital para ayudar a la recuperación de los pacientes y que el trabajo del personal sea más eficiente.

BUSCA TU ESPECIALISTA